19.10.19

Escaleras


Invitación a colarse en una fiesta, busetazo al sector, comida rápida y charla insustancial. El que nos va a colar está por llegar, las bielas hidratan la espera. Finalmente llega un loco con un tambor y caminamos en grupos hasta el edificio. En el piso más alto, luces de colores orbitan como sirenas. La música resuena, la noche promete. Una puerta lateral y muchas escaleras. El tipo del bombo suda a mares. "...nos van a tocar las doce en estas putas escaleras" le digo, y ansioso, le quito el peso y apresuro el tranco. Arriba, frente a una puerta de vidrio de doble hoja, nos amontonamos mientras llegaban los resagados. Como salido de una sesión de crosfit, apareció finalmente el invitado por la boca de las escaleras, se puso a la cabeza del grupo y empezamos a entrar. En la primera estancia, con la típica facha hipster de camisa a cuadros, pantalón de domingo, y antejos, un tipo me clavó la vista con cara de asustado, "...le faltan los tirantes", pensé, "seguramente está temiendo que se le caigan los pantalones", pero no pude haber estado más equivocado ya que no resultó ser un curioso ni tampoco un metido. A dos pasos de hacerme humo en la multitudinaria orgía que se abría ante a mis narices, se interpuso en mi camino y dijo: "Qué pena con ustedes, panas, pero mi mamá me acaba de decir que hay mucha gente y yo a ustedes no los conozco". "No me conoces, pero me vas a conocer", le dije, y mientras era sujetado por raimundo y medio mundo, desperté con la violenta sensación de no poder presumir lo bailado.

Denegri's dream

Me levanté asustado por el sonido de dos voces. Lo curioso es que estaba soñando: soñando que soñaba y que me despertaba. No pude ver mi cue...