1.1.11

La noche de ayer

Bebí tanto ayer que no me sorprende que esta mañana me haya querido explotar la cabeza; esta tarde dejé vencerme por el cansancio y por la noche escribí: La velada fue formidable; me quedé acostado hasta que las ganas de fumar me obligaron a levantarme; después de comer me volví a acostar y no me preocupé de pensar hasta que llegó la noche y con ésta las ganas de decir: El ayer sucedió sin más; lo bueno es que pude hacer las tareas de la casa a pesar del dolor de cabeza. Por la tarde pasé encerrado y me olvidé de comer; luego de haber hecho nada todo el día, decidí obligarme a poner en palabras lo que me acontecía y ésto es lo que escribí: Ayer volví a emborracharme. Esta mañana quise satisfacer un deseo pero me dolía la cabeza; la noche me tomó por sorpresa y luego de observar por más de una hora la pantalla en blanco del computador resolví poner fin al absurdo y contar todo de nuevo: Volvieron los dolores de cabeza; me siento mal por haber dormido toda la tarde y es que no hay cosa que me agote más que estar enfadado; debo comprar tabacos para la noche y pensar muy bien lo que voy a hacer, ya que si sigo de este modo, nunca llegaré a mañana.

22 comentarios:

isis de la noche dijo...

Pensar en exceso evita que se vea claramente la respuesta que se busca ;)

Los dolores de cabeza son producidos más por líos mentales que por circunstancias reales... Lo digo en general, no sé si sea tu caso ;)

un abrazo

isis de la noche dijo...

Ah! Me enoja el término 'ilusión' cuando se refiere a cosas que para otros son la realidad

jaja

(lo digo por tu comentario en mi blog... Disculpa pero a veces me altera el escepticismo/nihilismo jeje)

;)

Martín dijo...

Lo admito, pienso demasiado. Pero eso no significa que tenga una respuesta, es más, tengo millones de respuestas, y aunque ninguna me satisfaga por completo, el momento que no tenga tiempo de seguir pensando, sacaré provecho al tiempo empleado y me decidiré por la que mejor se aproxime a mis ideales.

Las ilusiónes, así como las ideas, pueden dejar de ser lo que son para convertirse en realidades. Lo real abarca lo real imaginario y cómo no, lo real mágico, sólo que lo primero se encuentra sólo en la vida y lo segundo.. sólo en cines.

isis de la noche dijo...

¿En cines??????

¡En cines!!!!!!

jaja...

mmm.. PIENSA en lo que opino de eso .. jaja

Martín dijo...

Ya me estoy imaginando...
Nunca te tomes demasiado en serio lo que digo, yo nunca lo hago.

Martín dijo...

Por cierto, si relees este post te darás cuenta de lo que digo.

Martín dijo...

Esto es de lo más complejo y divertido que me he puesto escribir, creo que por eso no he dejado de transformarlo.
Sin embargo... ya fue suficiente por hoy.

isis de la noche dijo...

WoW... Todo un makeover ;)

Tranquilo.. que yo nunca me tomo en serio nada ;) Ni -mucho menos- a mí misma.. Además eso de defender posturas está bien para cruzar amenamente el puente que une las ideas contrarias .. ;) Pero al final, cada quien ve las cosas a su modo y a veces esas visiones se parecen y otras no.


Es increíble cómo ha cambiado el texto jaja... Es decir... dice casi lo mismo pero este ya no destila .... lo que destilaba el otro ;)

Es otra forma de ver la misma noche y eso es bueno. Como que de a ratos emergen percepciones que en el primer encuentro con tus recuerdos de esa noche no emergieron... bueno.. yo creo que escribir siempre es recrear la realidad y es a través de esos 'ejercicios' cuando esta alcanza su totalidad...

Dos textos que se 'sienten' distintos... pues han sido escritos desde 'otra parte' de ti.. Yo creo que cuando se revisan los textos uno también se sitúa en un lugar diferente.. por eso me encanta escribir..

Hay muchos 'yos' que nos habitan (o por lo menos a mí jaja) y bueno.. es bueno escuchar lo que tienen que decir...

¿Eres tú el que transforma los textos o viceversa???

En mi caso, no he llegado a ninguna conclusión definitiva;)

Martín dijo...

Creo que en mi caso, se trata de un cículo vicioso. jeje.

·Êl düêndê (¡n)fêl¡z· dijo...

La noche de ayer se alargó lo suficiente para mezclarse con la noche del día siguiente.

Yo tengo comprobado que si no cambio mucho de posición, el tiempo se paraliza a mi alrededor. Así voy ensamblando unos días con otros.

Lele dijo...

¿cómo llegaste a la gráfica?

Martín dijo...

Qué hermoso llegar a ser inmutable, imperturbable ante el paso del tiempo.

Edité una vieja ilustración de un cuento que nunca vió la luz: El burro inteligente.

Resulta que volver sobre lo mismo una y otra vez me a veces me hace sentir estúpido.

Recorté a los amigos de escuela que se burlan del personaje y traté de crear una atmósfera de planos consecutivos.

Eso.

L. dijo...

perturbador, muy perturbador, triple-mente perturbador.

Mr. Hugo Emilio Pacheco, Conde de Almagro de la Góngora y Góngora. dijo...

i like this! saludos lenguardos!

Milhouse dijo...

ne duelen los jojitos

Martín dijo...

...le comento que se puede aumentar el tamaño de letra con la ayuda del explorador.

melpaulette dijo...

talvez sea mejor no encontrar las respuestas...
me acorde

Carla Kowalski dijo...

Ayyyy... esas noches...
Al día siguiente no podemos hacer nada.
Me gusto tu escrito!

tan diferente al resto de la gente dijo...

Creo que hasta podrías disfrutarlo más, manejándolo diferente... una opinión al pasar, nada más. Suerte con el blog!

Martín dijo...

Todo depende del lente con el que se lo mire. Este post, de alguna manera, y en su multiplicidad, solo representa uno detantos puntos de vista. Es claro que la vida es más que eso.

liliana dijo...

Eso, fue hoy?

Martín dijo...

Ciertamente pudo haber sido un Domingo.