Ir al contenido principal

Entradas

Last frontier

Tiempo atrás, cuando la hierba aún traía semillas, hice uso del buen sentido, en su forma más común, y puse a germinar unas cuantas, (las más gorditas y compactas) entre capas de algodón, dentro de una lata de sardinas.  Algunas lograron superar la inconstancia con la que humedecí sus camitas y echaron raíces. La mujer de aquel entonces me animó a etiquetarlas.  Es una lástima que no recuerde los nombres, nos pusimos bien creativos. ¡Qué alegría da cuando los tallos empiezan a bifurcarse!  Y hasta ahí todo iba muy bien, pero fase posterior demandó algo de logística  Conseguí una maceta de buen tamaño  y trasplanté los retoños.  Lastimosamente, solo dos se adaptaron.  Un amigo que pasó a saludar me dijo que fue por la tierra. Tierra del patio era. Poco tiempo después, cuando apenas empezaban a tomar altura, sorprendí al gato comiéndose una y le metí tal puteada no le quedaron ganas de intentarlo con la otra (por el vuelo en el que andaba se asustó el doble). La ultimita se agarró con la
Entradas recientes

Despertares

en la cresta de la sensación de un dolor insufrible parece que se vive dos veces previo al descanso con que premia la muerte parece que la vida, desafiando su propia magnitud, se dilata golpes de gracia y estocadas finales a veces proféticas y otras veces sarcásticas profundidades en las que nos hundimos cornisas en las que resbalamos flujo inagotable de los sueños que por la conmoción, no se recuerda y entonces volvemos y la vida nos parece un regalo que al instante, se diluye

Terror bajo el sol

Miraba tres musas proyectadas en un sofá cama, decidiendo cuál estaba más regia. Y como pasa cuando se nos obliga a escoger entre dos cosas igual de buenas, me estresé y pedí en voz alta por la dueña de casa. Al instante estaba, aunque dudo que de vuelta, en la sala, meditando sobre mi lentitud y rumiando las fibras de una tenebrosa sospecha. Entonces apareció ella, fresca y olorosa como acabada de salir del baño. Sus dotes de anfitriona hicieron brillar el momento y me sentí amado y feliz bajo las sábanas que aparecieron, como por arte de magia, para envolvernos, mientras jugueteábamos en los sillones. Como lo bueno dura poco y lo muy bueno dura mucho menos, algo en medio de esa diversión se quebró. Me levanté, y disimulando buscar en donde arreglarme las mechas, caminé hasta el lustroso mueble de roble al que habíamos estado dando las espaldas. Como ya temía, no pude verme en el reflejo de sus cristales. ¿Para qué me habré salido del cuarto en un principio? me pregunté con furi

Más escaleras

Sueño uno. Estoy pasando hambre en una vereda de Londres. Alguien me regala un pastel con mucha azúcar. Me lo empiezo a comer y camino hacia una alameda. Alguien dice: Miren, una alpaca! ...miro a la alpaca, la alpaca mira mi pastel, se me acerca y me lo roba. Sueño dos: Estoy en situación de pánico, mirando desde lo alto de unas escaleras. Por alguna extraña razón, tomo conciencia del absurdo y concluyo que se trata de un sueño (ayer por la tarde, mientras almorzaba, vi un capítulo de Dragon Ball en donde Gokú y Krilin, como parte de una prueba impuesta por el maestro Roshi, son transportados a un lugar en donde decenas de Cells, Napas, Freezers, y etcéteras aparecen y reaparecen según los van eliminando; así hasta que se dan cuenta que son sus propios demonios y que deben controlar su ki para hacerlos desaparecer). Entonces, recuerdo repetirme: esto es un sueño! esto es un puto sueño! y en súbito acto de valentía, o de fe, dar un salto al vacío para comprobarlo. ..Guardo la sensac

Escaleras

Invitación a colarse en una fiesta, busetazo al sector, comida rápida y charla insustancial. El que nos va a colar está por llegar, las bielas hidratan la espera. Finalmente llega un loco con un tambor y caminamos en grupos hasta el edificio. En el piso más alto, luces de colores orbitan como sirenas. La música resuena, la noche promete. Una puerta lateral y muchas escaleras. El tipo del bombo suda a mares. "...nos van a tocar las doce en estas putas escaleras" le digo, y ansioso, le quito el peso y apresuro el tranco. Arriba, frente a una puerta de vidrio de doble hoja, nos amontonamos mientras llegaban los resagados. Como salido de una sesión de crosfit, apareció finalmente el invitado por la boca de las escaleras, se puso a la cabeza del grupo y empezamos a entrar. En la primera estancia, con la típica facha hipster de camisa a cuadros, pantalón de domingo, y antejos, un tipo me clavó la vista con cara de asustado, "...le faltan los tirantes", pensé, "se

Oe!

Estaba comiéndome una arepa y hablando amenamente con una pareja joven y algo ligera en prendas que había conocido; y como me suele pasar cuando estoy despierto, olvidé sus nombres. Masticaba y empezaba a perder la atención, y en una suerte de placer asonognósico-gástrico (puedo jurar), sentí ese par de conjuntos de letras bajar por el esófago bien aglutinados con la carne mechada. Entonces aparece el tipo este de Wix, así tal cual, como si hubiese saltado del canal de YouTube al establecimiento. ¡Vaya que me impresioné!, ¡lo odio tanto! El cuerpo me mandó un aviso, y una paloma hecha de números con un efecto rotoscópico se me posó en el hombro a susurrarme: a ver hijito, ¿no has tenido bastante?. Intenté reincorporarme con naturalidad sobre el taburete, pero una punzada me devolvió a la charla. Me agarré la panza (en el sueño tenía una, culpa de la arepa supongo) y empezaron a jalarme de la manga de la camisa y a preguntarme: ¿Entiendiste? ¿Entendiste? ...Tomé aire y miré al cos

monster Inc

Ocurre que a los monstruos les gusta volver con tiempo a sus portales; de cuando en cuando, algo inesperado puede empujar de manera prematura las oscuras alas de la noche. Todos los que usamos estas puertas debemos saber tres conjuros. El primero es muy simple, natural e intuitivo, y no se puede enseñar ni transmitir porque para todos es diferente. Sin recurrir a metáforas, abrir la primera puerta te da acceso a lo inaccesible. Girar el pomo es como usar la llave. El mundo de las puertas funciona según las leyes de la física. Los monstruos deben mantener el equilibrio. Nada se crea, nada se monstruye. Si una puerta se abre se debe cerrar otra. Una puerta abierta es como una válvula abierta, como una fuga que hace perder presión en alguna parte del sistema. Dejar abierta una puerta supone alteraciones en los mundos y es por esto que para cerrarlas también se necesita un conjuro. Por último, dispones de la facultad de invocar un defensor, (o un defensor/atacante dependiendo del caso