9.8.19

Oe!


Estaba comiéndome una arepa y hablando amenamente con una pareja joven y algo ligera en prendas que había conocido; y como me suele pasar cuando estoy despierto, olvidé sus nombres. Masticaba y empezaba a perder la atención, y en una suerte de placer asonognósico-gástrico (puedo jurar), sentí ese par de conjuntos de letras bajar por el esófago bien aglutinados con la carne mechada. Entonces aparece el tipo este de Wix, así tal cual, como si hubiese saltado del canal de YouTube al establecimiento. ¡Vaya que me impresioné!, ¡lo odio tanto! El cuerpo me mandó un aviso, y una paloma hecha de números con un efecto rotoscópico se me posó en el hombro a susurrarme: a ver hijito, ¿no has tenido bastante?. Intenté reincorporarme con naturalidad sobre el taburete, pero una punzada me devolvió a la charla. Me agarré la panza (en el sueño tenía una, culpa de la arepa supongo) y empezaron a jalarme de la manga de la camisa y a preguntarme: ¿Entiendiste? ¿Entendiste? ...Tomé aire y miré al costado, el tipo de Wix estudiaba los precios con cara de emprendedor. Me sacudí el brazo y me acerqué para verlo mejor. Al darse cuenta de mi presencia, este tal señor Z me plantó el rostro en un ángulo nunca antes visto ...y yo, desconfiando aún de su autenticidad, y así como quien no quiere la cosa, le pregunté: ¿Oye...y tú qué haces? ...y me apegué bien para escucharlo de nuevo.

No hay comentarios:

Denegri's dream

Me levanté asustado por el sonido de dos voces. Lo curioso es que estaba soñando: soñando que soñaba y que me despertaba. No pude ver mi cue...