25.2.10

Introducción a la invisibilidad


Sobre la vestimenta
Se recomienda vestir de negro, por la noche se puede combinar este color con tonos oscuros de gris. No vista propaganda ni abuse del uso de adornos como pulseras, anillos o cadenas.

Sobre el olor
Se debe evitar el uso de lociones o perfumes. Lo mejor es no oler a nada. Un maestro en el arte de la invisibilidad puede desaparecer su aroma en una jaula de tigres sin haberse bañado en dos semanas.

Sobre la forma de caminar
Para practicar el arte de la invisibilidad asegúrese de calzar algo cómodo. Los hombres invisibles son sigilosos. No se exponga al sol, prefiera la sombra. En interiores, manténgase pegado a la pared o camuflado por una columna.

La forma de hablar
Al contrario de lo que se podría pensar, el uso de la palabra es muy efectiva en el arte de la desaparición. Un conocedor avanzado de esta técnica puede gritarle en la oreja a un hámster sin que se asuste.

Lo que se dice

Para poder desaparecer hay que hablar sin decir, contestar lo que no pregunten y preguntar sólo lo que por todos es sabido.

Semi-transparencia
Muy común en estudiantes. Es un estado inestable y por lo tanto peligroso. Se aconseja no salir de casa. Puede fumar y beber en exceso si lo desea.

Cómo asustar
Todo aquel que desaparece debe aprender a reaparecer, aquellos que no lo logren estarán condenados a ser fantasmas de clase baja y no podrán disfrutar de los placeres del mundo visible. Aparecer es la forma más sencilla de asustar. La velocidad es muy importante pero también se requiere de ingenio y habilidad. Para poder garantizar éxitos es necesario conocer a profundidad la psicología de las víctimas y crear el ambiente adecuado. Si no quiere que le suceda lo mismo que al fantasma de Canterville, lo mejor será poner mucho cuidado y no andar por ahí apareciendo y desapareciendo como luz de navidad.

13.2.10

Por mi madre


Sergio besa a Daniel y Carlos, fuera de sí, toma de la cabeza a Sergio y lo insulta. Daniel golpea a Carlos y escapa. Pocos meses después Carlos visita a Rolando. Sergio asoma poco depués y silva desde la calle, Rolando lo hace subir a la terraza para evitar problemas. Luego llega Daniel y también sube. Carlos reconoce el silvo de Daniel y decide poner a la madre de Rolando al tanto de la situación. Matilde llama a Regina, madre de Sergio, quien no tarda en llegar. Regina acusa a Daniel y forcejea con él mientras cruzan insultos. Daniel se libera pero Carlos le corta el paso. Empiezan los golpes, Sergio ayuda a Daniel y escapan escaleras abajo. Esa noche Sergio no durmió en su casa, Carlos me contó que lo esperó toda la noche.

9.2.10

Call


Despertó sin saber que lo mejor habría sido quedarse en cama. Como era su costumbre antes de hacer o pensar otra cosa repasó sus vivencias nocturnas. Hasta ese entonces nunca había soñaba dos veces con la misma persona. En el sueño, ella confesó sentirse atraída por él para después provocarlo sin éxito. Eso era todo. Se sentó en la cama y se sintió molesto, solo se trataba de un sueño y no habría pasado a mayores. Se masturbó antes de salir de la cama, se puso un pantalón sucio y fue a escribir algo en el computador. Antes de contestar una llamada se preguntó: ¿ésto es amor? El interlocutor resultó ser un viejo compañero del colegio interesando en contratar sus servicios. Entre una vuelta y vuelta se les fue el día. Por la noche, se instalaron para disfrutar de un tinto. Como no se habían visto en mucho tiempo no les faltó de que hablar. Todo habría discurrido de lo más normal si no hubiese sido por que C interpretó mal un par de detalles. El día anterior, C había recibido un mail de corte sexista cuyo contenido quiso compartir con su invitado; no se consideraba de ningún modo machista pero el Código del verdadero varón había logrado sacarle un buen par de carcajadas, sin embargo, dicho código no causó el efecto esperado en su interlocutor y C -varón hasta la fecha- supo que dicha actitud no era propia del código antes mencionado ni de ninguno que se le parezca. Luego estuvo el asunto de la revista; M reconoció a Rimbaud en la portada de una Fe de erratas, quien víctima de un montaje –fiel a la historia- aparecía junto a otro homosexual en disfrute de un clásico mete y saca. Llámese intuición masculina pero C decidió comportarse tan varón como fuese necesario. Terminado el vino C propone y anima a su acompañante a salir en busca de acción. M accede con condiciones pero accede. Toman el auto y se dirigen rápidamente a un respetable bar. El lugar esta vacío así que se pegan un par de tragos y deciden –aunque en principo fue idea de C- dirigirse a un club privado detrás de un hotel de cinco estrellas. Ya en el lugar, un par de señoritas se les acercan. C habla con dificultad y M conversa hábilmente de precios con la más alta. El reaparecido amigo, en pago a la ayuda que C le dió, abrió su billetera y se puso a contar la plata con la resuelta idea de terminar la noche con broche de oro. C no se lo pensó dos veces, su pareja era vulgar pero bien dispuesta. Una señora gorda los escoltó hasta el séptimo piso de un edificio contiguo al establecimiento. C fue a la izquierda y M a la derecha. Veinte minutos después la misma señora apareció y lo acompañó a la calle. Pudieron haberse detenido aquí pero no, fueron en busca de un cajero para sacar más dinero. Con la música a todo volumen recorrieron los alrededores sin éxito. C confesó tener dinero y se dirigieron a su casa. Para cuando quisieron continuar la fiesta todo estaba cerrado o apagado -como el celular de sus nuevas amigas-. Muy de mala gana convinieron irse a dormir, -aunque en realidad haya sido idea de M- pero eso sí, cada cual para su casita.

8.2.10

Viejos amigos


Quedaron en encontrarse en uno de esos bares “retro” del centro.

Llevaba un par de horas en la ciudad y apenas y había logrado solucionar los problemas concernientes a la transportación. Esperaba ansioso detrás de un hombre de gabardina. Al llegar su turno, recordó que se olvidaba de algo así que se dirigió al administrador y pidió su inmediata ubicación. Al terminar la inspección colocó el objeto en la trampa y, cerca del umbral, mientras digitaba el código del bar, tomo conciencia de lo que estaba a punto de hacer. Se recordó caminando por calles de asfalto vigiladas por casas revestidas de ladrillo.

Dejaron de comunicarse desde que Alfa se unió a grupo RADICAL.

Beta también tenía algo que llevar, lo confirmó tanteando su bolsillo y se trasladó con solo unos segundos de anticipación.

Ya en el lugar, se concentró en la música y trabajó su respiración.

Beta llegó un poco después, levantó la vista y sondeó mesas, luces, platos y personas. Se le ocurrió silbar, pero la idea no le duró mucho. Dió el nombre completo de Alfa a un pequeño robot que patrullaba incansablemente en la zona de recepción, recibió una pequeña burbuja con una aguja orientada a una mesa de la parte superior del local. Mientras tomaba altura sintió que alguien lo estaba mirando.

Las mesas del lado superior, estaban practicamente de cabeza. La calva al descubierto de Beta, brillaba como un domo al sol de mediodía.

Beta trató de recordar lo que tenía planificado pero Alfa ya estaba diciéndole que no sería como antes, que había que rescatar la memoria, que hablar sin recordar no le representaba un reto. Beta se quedó pasmado, habían pasado muchos años y solo quería ganar tiempo, además, a esas alturas de la vida, su memoria ya no era la de antes.

4.2.10

Una es ninguna


—¿Volvemos a las soledades?
—Pues, de alguna manera sí.
—Traje el vino como te ofrecí, por favor, no te midas en tus explicaciones ¿de acuerdo?
—De acuerdo.
—Si no es el perro es el gato y si no es ninguno de los dos, es una bicicleta o un celular y claro, una obra de teatro para terminar el mes. ¿De dónde sacas tantas huevadas?
—Como veo que no te mides en las preguntas no me mediré en mis respuestas. Vamos en orden. El surtido temático viene de mis ganas de no aburrir y por supuesto de no aburrirme. Vivo como se viene, intentando que un día no se parezca al siguiente. En lo literario sigo confundido y considera eso como una constante. Por cierto, tengo otro vino ¿lo abrimos?
—No sé si sea buena idea.
—Pues a mí me parece que la idea es estupenda.

El secreto


Cómo le va Dr. E

No deje de leer esto, puede cambiar la forma de promocionar sus servicios.

Quiero compartirle mi punto de vista, se lo digo en serio. Creo que podemos tener algo en común a pesar de nuestras diferencias.

Es muy probable que usted haya sido serio en algún momento de su vida.

Vea Dr. usted puede decir todo lo que se le ocurra sobre la ley de ATRACCIÓN,

Pero

No tiene que esperar hasta el final del día...

Cuando se trata de su proceso de manifestación, no hacen falta los análisis, según su punto de vista, la ciencia y la lógica están de más.

Esto pertenece a un ámbito completamente diferente, al ÁMBITO de los sentimientos.

Usted sabe que cada vez prestamos menos atención a nuestros sentimientos,

E irónicamente, ese puede ser "el" ámbito que puede resolver nuestros problemas.

Con demasiada frecuencia, tratamos de resolver nuestros problemas gracias a los esfuerzos de la mente consciente y cuando no obtenemos resultados, simplemente nos sentimos frustrados.

Pero...

Supongo que abusar de su YO INFERIOR también le debe haber traído complicaciones.

Las personas inteligentes se equivocan y dudan como cualquiera.

Una persona que espera cosechar no escarba entre las semillas.

Mi incrédululidad no afecta mi pasión por edificar cosas, cosas entre las cuales pueden encontrarse castillos de cartas

No recuerdo su primer mensaje electrónico... ¿recuerda ud. alguna contestación de mi parte?

No entiendo qué es lo que pretende y no entiendo qué beneficios pudieran ofrecerme sus 'programas'

No recuerdo su mensaje llamado 'Los milagros suceden' supongo que alguna misteriosa fuerza influyó para que esto no suceda.

Simplemente no creo en los milagros.

Si intento creer y no creo, sabré lo que siempre supe.

Claro que conozco el camino y SÉ s dónde conduce.

Vivo INTENSAMENTE

No practicaré nada de lo que usted venda así que no se SORPRENDA.

Si le digo que me importa un pepino su doctorado, puede calcular cuánto me importan sus conocimientos lógico-matemáticos.

Y, sin embargo, a pesar de no iniciar sus sesiones seguiré teniendo un conocimiento SUPERIOR al que usted manifiesta.

SIMPLEMENTE NO VUELVA A TRATARME COMO SI ME CONOCIERA.

Abandone a su mujer si quiere que yo no me sentiré culpable de que sienta que ha perdido el tiempo.

Cuántas mentes lógicas posee? cierra sus mentes como cuentas de correo electrónico?

Podría seguir los pasos que no dé?

Qué diablos sabe usted de mi biblioteca?

Pero seguiré su consejo y le releeré algo: Cómo hemos cambiado verdad?

Si visita mi blog entenderá a lo qué me refiero.

Puede comentarlo si le de la gana. Sólo trate de no aburrirnos con sus historias de vida universitaria.

Esto ayudará a que los lectores no migren a otros espacios.

Siéntase en libertad de responder a este correo si lo cree necesario.

Aunque sospecho que nunca más hablaré con usted.

Su amigo,

Martín H.