8.5.09

El pez y la jirafa


Caminaba con aire despistado cuando sintió que la bufanda se le resbaló del cuello. Detuvo su paso y dio media vuelta, se quedó mirando la forma que había tomado la bufanda mientras se decidía a que mano llevar las compras. Un hombre se percató de la situación y se apresuró a ayudarla. Empezaron una conversación y una cosa llevó a la otra. Lo hicieron hasta que a él le empezaron a temblar las piernas. Exhausto, él se da vuelta para luego quedar profundamente dormido. Esa noche, ella sueña que trabaja en un zoológico dando de comer a una pareja de jirafas. Él, en cambio, sueña que es un escurridizo pez que escapa de feroces depredadores en un tenebroso estanque. A ciencia cierta, él ni siquiera tenía una noción acertada del tiempo que llevaba juntos. Podría ser un año como dos. Un día como cualquiera, él sintió que su vida era como el coro de una canción. Hizo una cita con ella en un pequeño restaurante. Le dijo que ya no estaba a gusto y que prefería estar solo. Ella no se mostró sorprendida ya que él había estado comportándose extraño con ella desde hacía meses. Ella pensó en la posibilidad de que hubiese otra pero no quiso preguntar. Se despidieron y no volvieron a buscarse. Siete años después coincidieron en una conferencia sobre la caza ilegal del cangrejo de río. Empezaron una conversación y una cosa llevó a la otra. Hicieron el amor hasta que ella se quedó dormida. En sus sueños, ella asiste a una hermosa fiesta de animales, pero nadie la saca a bailar porque es muy alta. Él, en su lado de la cama, sueña que es un gran pez en una diminuta pecera.

6 comentarios:

So dijo...

Me encanta el primer y el tercer párrafo. Mas que nada el primero. Y para ser honesta el segundo no tanto.

;)

Martín dijo...

El segundo párrafo pone en evidencia la inteligencia emocional de los personajes. ¿Por qué no te gusta?

liliana dijo...

sabes, la sensación que siento al leer este post, es un pasado que vuelve que sin ser es y parece dejara de ser para dejar ser, es un juego infinito de hallazgos, , ,

Martín dijo...

...una parábola de elipses, , ,

So dijo...

porque es como q muy descriptivo y básico (te lo digo en buena onda eres bienvenido a criticarme cuando tu quieras)

"Le dijo que ya no estaba a gusto y que prefería estar solo. Ella no se mostró sorprendida ya que él había estado comportándose extraño con ella desde hacía meses."
a todos nos pasa...

lappel dijo...

a todos? mmmm quizá por eso
Me Guzzta!