8.6.11

Adierazpena


Hay tanto por descubrir en tí que me sonrojo con sólo pensarlo. La vida es una canción cuando se tienen las ganas y ganas es exactamente lo que te tengo. Ten la seguridad de que nos entenderemos mejor una vez que te haya bajado de la nube en la que te deslizas. Tal vez todo esto te suene repetitivo pero es lo que hay. El mundo no está hecho para contemplarlo; señuelos y carnadas hacen más cortos los días. En este contexto me defino como indeciso, la mala leche en los números, la cara martillada que se alimenta de aplausos en auditorios mal concurridos. Gano la mitad y gasto el doble de lo que imaginas y soy tan ansioso que no puedo ir a dormir hasta terminar con las existencias; en sueños; todo sucede tan parecido que me espanto; aunque te resulte difícil de creer, mis aventuras duran desde que pongo la cabeza en la almohada hasta que abro los ojos, ocho, siete, o nueve horas después; pero me gusta así, aunque me despierte cansado, tanto por la intensidad de revoluciones de mi subconsciente como por la extendida rutina de mal vivir que me propicio, hasta hoy no he perdido el sentido del humor y no me amargo a pesar de ser un eterno insatisfecho. Tal vez en todos estos detalles resida mi originalidad, o tal vez todo es culpa de la miopía extática de estos tiempos. Soy lo que que quiero ser aunque no me encuentre exactamente en dónde me gustaría estar; soy una esponja y lo que ves no es más que un espejismo, un reflejo deslucido, una pieza más de un desgastado conjunto en un esfuerzo tan inútil como sobrehumano por transgredir la regla. Hay cosas con las que no se puede luchar y en ellas he encontrado mi antagonismo. Equivocado o no, prefiero tener la certeza de lo aprendido y no suelo dejarme llevar por la corriente. Cuando quieras deshacerte de mi picadura simplemente deja de rascarte, pero si ya es demasiado tarde y los efectos de la ansiedad dejaron sus secuelas en tu piel, trata de no sacarte la costra; si ya lo hiciste, no te expongas al sol porque te quedará marca; y si se infecta; no me llames, porque esta enfermedad no te servirá de remedio, además, nunca respondo el teléfono cuando intuyo problemas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

....una canción cuendo se tienen.... corrigela...
la verdad duelen los ojos leer el fondo negro con la letra blanca, es intencional???

Anónimo dijo...

tanto(S) señuelos, carnadas y placebos que tanto de tanto en tanto no es (?)

LG dijo...

riiiiiiiiiiiin, riiiiiiiiiiiiin, riiiiiiiiiiiin, riiiiiiiiiiiiin, reponda vea!, , , (es el fono), ja ja ja, , , y al anónimo le faltó (experencia) y dos veces que que (Soy lo que que quiero...) y (Cuando quieras dehacerte de...)cuando quieres deshacerte de mi picadura, simplemente contesta el fono, ja ja ja, , , Me encantan tus textos.

isis de la noche dijo...

Excelenteee...

Me encantó..

Mercurius ter Maximus dijo...

gracias por las erratas, voy a darle la mano de gato que necesita.

Daeron dijo...

"Soy lo que que quiero ser aunque no me encuentre exactamente en dónde me gustaría estar"
Permíteme destacarte esa frase porque me ha llegado al alma, creo que es la mejor forma de describir una de esas situaciones sobre las que para qué hablar.
Muy muy bueno este texto.

Ana dijo...

Las marcas de la ansiedad!. Tenaz...
Es algo en lo que pienso también...

Mercurius ter Maximus dijo...

Así te veo, pensativa.
Bienvenida.