2.6.13

Es merengue, no es merengue


El centro comercial es una galaxia; las mujeres fértiles, planetas templados y habitables; los niños, satélites. Yo soy un cometa del que nada se sabe, mi cola es el producto de la combustión de mi ego y crece cuando soy mirado por encima del hombro. Tengo órbita incierta y por esta razón soy de cuidado: los medianos sólidos me temen por los cráteres, los gigantes gaseosos por las penetraciones, y las estrellas por las manchas; pero eso no es todo: también puedo derretir el hielo de los planetas fríos o cambiar la inclinación de los más pequeños. He brindado falsas esperanzas, lo sé, pero no es mi culpa que me confundan.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuidado con los agujeros negros ...

Atte.
Sol.

Martin Hervás dijo...

Sin duda, algo para tener en cuenta.

LG dijo...

¿cumples deseos?

Martin Hervás dijo...

Como buena estrellita de navidad :)