10.3.09

Detalle de un proyecto


Adoptó una posición extraña para morir. Lo tomó de las bastas y lo arrastró al pasillo, aseguró la oficina y se lo montó al hombro. En el sexto piso, el cuerpo fue a parar escaleras abajo. Decidió cambiar de método: se ayudó de la gravedad y arrastró el cuerpo —poniéndose por delante— el resto de pisos. El parqueadero estaba en silencio. Guardó el bulto en el maletero y subió al auto. Condujo un poco más lento de lo habitual hasta llegar a casa. Su mujer dormía plácidamente. Se dió una ducha y escondió todo. Al día siguiente se concentró en acelerar la rutina matutina. Ya en la oficina, abrió las ventanas y limpió todo. A las diez en punto llegó un proveedor. Discutieron por treinta minutos. Más tarde llegaron unos policías. Le hicieron las preguntas de rigor: ¿Conocía usted al difunto? ¿Cuándo fue la última vez que lo vio? ¿Qué hizo ayer en la noche? Cuando se sintieron satisfechos, dieron las gracias y se marcharon. Al medio día fue a un centro comercial. Compró una pequeña pequeña sierra eléctrica y diez bolsas grandes de hielo. Consiguió un carrito y llevó todo al auto. Puso los hielos encima del cadáver y regreso al trabajo con la motosierra de copiloto. Un conductor lo adelantó haciéndole una mala seña con el dedo. Miró la sierra y respiró. Tenía que estar en la oficina antes de las tres. Ésta vez, los clientes querían realizar ‘pequeños’ cambios sobre cierta propuesta. Él se negó de raiz. Se retiraron indignados y sorprendidos quince minutos después. Cerró la oficina y se marchó apresuradamente. Una vez en casa, cargó el cadáver hasta el patio de atrás y lo cortó en pedazos. Su mujer lo encontró dormido a las nueve. Se había retrasado a causa de un embotellamiento.

11 comentarios:

lappel dijo...

El conductor del carro que ahora no existe escuchaba la canción que le servia de preámbulo para iniciar ese vuelo que todos sabemos como despega pero nadie sabe el lugar ni las coordenadas de aterrizaje es por eso que en la autopista de la vida mas vale acelerar hasta tomar vuelo o simplemente frenar en seco y cambiar la ruta

Martín dijo...

...hice un post en noviembre del año pasado, tiene una fotito de chaplin puesto unos patines... tiene mucha relación con lo que escribiste ...te invito a que lo veas. ¿...?

Anónimo dijo...

Es interesante como patinando arrastras el pasado mientras que si vuelas el viento desprende el pasado y lo traslada a la tierra para que se pegue en los pies de alguien mas

liliana dijo...

Esta vida de oficina!!!
creo me está matando, no!, creo mataré a menos que ya esté muerto quien mataría.
wai!!, me dio escalofrío!!!

Martín dijo...

...imaginar el pasado y recordar que hay un futuro.

Lili: El personaje de esta historia saltó de otro cuento.

liliana dijo...

no digas que del calorcito de tus besos!!!, ja ja ja a ratos me suena que en febrero hubo ¿Fuego?, y me confunde la primera impresión es la que cuenta, , , yyy siendo que ningún comedido sale con la bendición de dios, , , será Medias tintas?
L.

Martín dijo...

Ninguna de las anteriores. El personaje salió de un guión que estoy escribiendo. No tiene título.

liliana dijo...

realmente contigo, vea
...imaginar el pasado y recordar que hay un futuro, , , funciona, , , ja ja ja
L.

Martín dijo...

Menudo golpe de genio, je je.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

MMMMMMMM
to be continued????

Martín dijo...

Como historia está terminada pero el personaje sigue suelto.