26.5.09

'La puerta del terror'


Quiero disculparme por el desorden mental, aunque de alguna extraña manera, le otorga mérito y autenticidad al ejercicio que presento. (...) Un niño le dice a un anciano que no debe creer en las falacias proferidas por los enemigos de dios. El anciano parece estar de acuerdo con todo lo que el niño le dice. Sonríe y alaba al señor. Un hombre me gritó el otro día que Jesucristo me estaba buscando —A tí también —le respondí—. Me miró como quien guarda un secreto y se me ocurrió sonreír...(?) Puse atención en el camino y quise ordenar mis ideas. —¿Por qué respondí esa estupidez?— Con solo tres palabras, pude haberle dado a entender que acababa de graduarme como colector de almas en un curso dictado por el mismísimo Jesucristo. Al parecer, estuvo de acuerdo con lo que dije. Sucedió como en 'La puerta del terror'. Hablar de Dios es un lugar común, un círculo vicioso de preguntas y respuestas. Se piensa que pasará mucho tiempo antes de que la humanidad se libere del gnosticismo pero hay que pensar positivo, ...estamos trabajando. Siempre me molestó confesarme; aunque solo recuerdo una vez. Al menos en nuestra infancia deberíamos estar libres del arrepentimiento y de la culpa. Leyendo dibujitos franceses aprendí que los guerreros galos únicamente temían ser partidos por un rayo, —trueno-fóbicos— adoraban a Belenos y a Tutatis. Los normandos no se quedaban atrás, éstos no sentían miedo por nada. No temo que los dioses se enfaden conmigo pero tampoco me expongo a tormentas eléctricas. ¿Por qué tenemos que esperar? ¡Queremos las cosas ya! (...) Hoy fui al banco y llevé un interesante libro sobre el ateísmo. Su autor, otro francés maldito.

5 comentarios:

So dijo...

Posts como estos son los q me hacen envidiar la lucidez de tu mente.
si, te lo digo a veces, pero bueno.. no me meteria a comentar si no lo pensara de veras, me encantó!.

Martín dijo...

Comentarios como este son los que me hacen pensar que no estoy perdiendo el tiempo. Gracias.

melpaulette dijo...

la incalculable retórica reconoce que el único eufemismo es Dios...

Me gusto, me gusto.

Martín dijo...

Así ha de pasar por acá...

Bien, bien.

lappel dijo...

Ogmios fue otro símbolo celta incorporado más tarde. Padre legendario del alfabeto "oghamico", dios de la palabra; expuesto ahí a tormentas eléctricas, diga?

"¿Por qué tenemos que esperar? ¡Queremos las cosas ya! (...)"