6.4.10

Variación


La seriedad está por todas partes. Me pregunto qué se podrá hacer. Cuanta materia inerte, cuanta energía malgastada. Si usted cree que el alma existe y que el corazón existe bien podría pensar que estoy equivocado, desde el translúcido caparazón de la ignorancia vomito mi hipótesis, que si bien, no pone mayor cosa en claro, tampoco vendrá a empañar lo aprendido. ¿Qué somos? ¿Quién sabe?, pero claro, hay quienes dicen saberlo. La forma en la que todo está tejido me asombra pero no me convence y el miedo juega un papel fundamental; que sería del mundo sin cuentos chinos. A todo esto, prefiero seguir siendo un temerario. El tiempo se acelera y el espacio se enrrolla. Desde el trono se pueden ver tantas cosas.

4 comentarios:

Martín dijo...

En portada: Danza húngara sobre pino francés, un verdadero clasico.

·Êl düêndê (¡n)fêl¡z· dijo...

No sabemos ni a dónde vamos, ni de dónde venimos, ni lo que pasará mañana, ni por qué pasará, ni por qué nos formulamos tantísimas preguntas que nadie se digna a responder.

"Florecemos, decaemos, surgimos, resurgimos y desaparecemos como la candelita con la que tan acertadamente comparó Hamlet con la vida"
Y no sólo uno, ¡cientos de altibajos! La vida a veces se nos hace cuesta arriba, y otras, va tan deprisa que ni siquiera nos damos cuenta de todo lo que nos perdemos.

Da que pensar.

^^

TAMIA dijo...

Yo a veces veo fantasmas-semi vivos,q quieren todo

liliana dijo...

vea temerario, qué bien dibuja!