17.5.11

#2

El hombre relega al animal
a la periferia del mundo,
y aquello que fuese su virtud,
hoy se arrastra sobre sí mismo,
sediento de bendiciones,
lejos del perdón o del criterio de los otros,
sin sueños de los cuales despertar,
contemplando los deshechos del ayer,
que se revelan en fétidas sacudidas,
cada vez que se engorda el ojo ciego
con el fruto permanente de la colmena diabética,
regentada por los pulpos de la conciencia
y cajeros automáticos
ávidos de desperfectos e impurezas,
en cuestionadas descontemplaciones,
donde la sustancia se reduce hasta desaparecer la esencia
en ridículos períodos de gracia,
que patéticamente y con la virtud del pánico,
reclaman y rechazan la rigidez de lo irremediable,
fingiendo condescendencia,
mientras desaparecen las pruebas,
en brillantes bolsas de basura.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿HABLAS DE BASURA?

Martín dijo...

periferia, deshechos, fétidas sacudidas... qué mas quieres??

Martín dijo...

léase #1 si le quedan dudas...

Daeron dijo...

WOW
Hermoso :)

LG dijo...

lejos del perdón o del criterio de los otros, el hombre que relega al animal, yo, me siento LEJOS DEL PERDÓN y DEL CRITERIO DE LOS OTROS (nótese la diferencia) dime maestro ¿dónde estoy?

Martín dijo...

estas en todas querida LG.