11.10.11

Sinsentido


Lo encontré como se encuentran las cosas estos días. El sinsentido partía con el dibujo de una caja abierta, en su interior se podía ver un telescopio y sobre la tapa, impreso sobre una placa metálica, un dado mostrando la cara del seis. Un niño observa el artilugio, luego camina hasta la puerta de la terraza y sale. Su rostro es macabro, sus dientes dientes brillan en la oscuridad de la noche. El ojo mira por la abertura; un ojo despierto y sediento que espía. Del otro lado hay algo, mitad mujer mitad otra cosa, y mirándolo directamente sin dejar de darle por el culo a un niño que pide ayuda completamente desencajado. Molesto por la intromisión, el demonio sale del edificio y cruza la calle. Su cuerpo crece al traspasar el umbral. A pesar del horror y de la impresión, el niño logra escapar y llega a las escaleras. La instantánea lo revela en la mitad del tramo; lleva la cabeza pegada al hombro y en su rostro, una mueca sonriente que ratifica que sus miedos ya no pertenecen a este mundo.

5 comentarios:

Mercurius ter Maximus dijo...

http://memerial.net/3222-nonsense

LG dijo...

ujuuuuuhhhhuuuu!, qué magia vea!, volver a la imagen / la palabra, creo estoy cachando el po qué de tu mercurius.

Mercurius ter Maximus dijo...

Tú le das el toque a la piedra. Encantado de descifrar tus comentarius.

Daeron dijo...

Madness or madless?

Mercurius ter Maximus dijo...

locura que enloquece