6.2.09

Sexto sentido


Fumamos en el pasaje de mi casa, casi al frente de la fiesta en la casa del 'horse'. Ya de vuelta en la huevada, una man que me interesaba me preguntó si me pasaba algo; le respondí que todo estaba a la perfección, sin miedos ni titubeos, pero por si las dudas, decidí salir a tomar aire y relajarme un poco. Alejados de la puerta, un tipo que no cachaba y uno de mis panas sostenían una conversación. De repente, y por las huevas, este man se raya y le mete un quiño a mi pana. Me puse pilas y cuando quise saltarle encima al cabrón, un pana del man que había estado mirando se interpuso para ofrecerme disculpas. Le faltó llorar, pero estuvo muy cerca. Para cuando logré quitármelo de encima el insecto ya había logrado meterse al escarabajo. La gente empezó a salir a ver que pasaba. Al minuto, la fiesta entera participaba del escándalo. Finalmente, cansados de zarandear el auto al estilo de la selva dejamos que se larguen. Llámese sexto sentido femenino pero la chica nunca más me volvió a hablar.

2 comentarios:

El dueño del zyrko dijo...

Como en todo lado

Martín dijo...

Como la vida misma.