22.7.09

Fantasma


Me dicen el muerto, no entiendo por qué sigo aquí. Soy la sombra de lo que era, un artista sin arista. Una promesa caducada, un zombi asqueroso y desvencijado. Nadie puede matarme porque ya estoy muerto. Puedo aparecer y desaparecer a voluntad y vivo en la periferia del mundo. Nunca pago de contado y siempre hago lo contrario de lo que se espera. Mi lazo con el mundo es este continente corrupto de malas prácticas. El mundo está repleto de parásitos y marionetas para los cuales no tengo ni el dinero ni la paciencia. No creo en vírgenes inmaculadas ni en banderas empapadas de sangre. Busco el calor en el frío y soy una ruidosa chimenea que expele humo por doquier mientras mis pies fríos se quejan por debajo de las sábanas. Mi cuerpo está lleno de cicatrices y mis recuerdos son el lastre de mi conciencia. No me gusta mirar atrás o pedir perdón. Mi filosofía camaleónica cambia de ropas, de zapatos, de sombrero; «abracadabra» ...y el discurso es otro. Me gusta romper certezas, tabúes, tradiciones. Odio las fronteras y los presidentes, las armas que hieren y las que matan por verdades a medias. Odio los dibujitos, las notas al pie. La existencia que se conforma con el sentido de permanencia. No logro entender la estulticia de algunos, el credo de otros muchos, la valencia de ciertos elementos, la avaricia de los come-caramelos, el cabello en espiral, el amor propio desmedido, la falta de presa y represa, el fervor popular. Me siento cansado de las casualidades, de los viejos-hombre, de los hombre-niño que como yo, solo son fantasmas en este vuelo raso de la existencia. El lastre del zeppelín global cae sobre nuestras cabezas y se incendia, el humo de su combustión nos ahoga en lágrimas mientras tosemos el alma por la nariz. El ocio y la virtud son apasionados amantes de un sueño predestinado a fracasar. A vestir la ley natural del deterioro y la oxigenación. Levanten sus manos y digan —¡Sí¡ ¡He esperado tanto para este momento!— o, agachen sus cabezas y digan —¡No gracias¡ ¡Esto no es para mí! Hay que saber callar, saber enseñar es de maestros, no de sabios. Muchos niños están siendo explotados, no importa a dónde vayamos, la mendicidad nos espera a la vuelta de la esquina o, en el primer semáforo en rojo. No se puede tomar un bus sin encontrarlos rostros desencajados y descarados de la pobreza, he visto a niños pedir caridad de manera descortés, otros, persistentes como un dolor de muelas, los hay cantores, acróbatas, cómico-dramáticos y vendedores, trabajando para sus padres en lugar estudiar, mal alimentados y en contacto con los residuos que revisten las calles, niños que para aguantar las noches de frío se producen daños irreversibles. La educación debiera ser un derecho universal, el deber, una ocupación voluntaria. El cerebro es una máquina poderosa cuando se ejercita. ¡Silencio! Tráiganme al charlatán. ¡Qué hice yo para merecer esto! Y hay quién se queja por una exacerbada sensibilidad. Pónganse de rodillas y repitan conmigo. ¡Tenemos derecho! ...El animal contempla asombrado el desastre. Mucha gente apuesta al vendedor de baratijas, al crédito, al confort vía prepago. La ira se canaliza en forma de oración. Los que creen tener la razón firman sus cheques y levantan el pescuezo. Asistamos al funeral del ratón Mickey, a la disección del Topo Giggio. Reproduzcamos el réquiem de la oscura dinastía. Borremos los contactos inútiles, los correos no deseados. ¡Por favor! ...que alguien me calle, o que por lo menos, me dé algo para fumar, es fin de mes, hace mucho frío, y no quiero tener que salir a asustar.

6 comentarios:

Martín dijo...

...la verdad es que hasta yo me cansé de este tipo de textos, pero, para no perder la práctica, he rescatado este cadáver exquisito del baul de los recuerdos como homenaje a esa necesidad interior de romper con todo lo establecido. Mil disculpas si pierdió el tono, ese día estaba muy enfadado.

Vane dijo...

Fantasma cuando se es solo un recuerdo, en mi siempre estas presente, vivo...

lappel dijo...

—¡Sí¡ ¡He esperado tanto para este momento!—
adoro los pie de fotos

Martín dijo...

V: Lo tengo muy presente guambrita!
l: Que bueno...! a veces pienso que estoy invadiendo el espacio de los lectores...

lappel dijo...

" Vagabundeé mentalmente durante varias semanas, buscando la manera de empezar. Toda vida es inexplicable me repetía. Por muchos hechos que cuenten; por muchos datos que se muestren, lo esencial se resiste a ser contado. . . Existimos para nosotros mismos, quizá, y a veces incluso vislumbramos quiénes somos, pero al final nunca podemos estar seguros, y mientras nuestras vidas continúan; nos volvemos cada vez más opacos; más y más conscientes de nuestra propia incoherencia. Nadie puede cruzar la frontera que lo separa del otro por la sencilla razón de que nadie puede tener acceso a si mismo. "
Paul Auster

Martín dijo...

Es del cuento de los fantasmitas!!! que lindo, gracias!!!