5.11.09

La ley del choleo universal


Cholear significa: hacer de menos. El arte de la retórica enseña que una de las formas más fáciles de ganar una discusión es invalidar el discurso del otro. Quejarse del discurso del otro no me parece un discurso. La ley del choleo universal nace de las diferencias sociales y como manifestación inconsciente del pensamiento político. De estar escrita, diría más o menos así: Queda terminantemente prohibido hacer de menos al que más. El resto, menos uno, son potenciales objetos de choleo y deben ser tratados con indiferencia. Hay leyes que sirven para todos, como la ley de la gravedad, pero otras, como las religiosas o las económicas, varían dependiendo del lugar en el que uno se encuentre. Las leyes regulan supuestos a tal nivel de abstracción que pueden interpretar lo particular de forma general con efectos jurídicos para cada caso. Cuando el estado se disuelve la anarquía aparece de la nada con la fuerza de un estornudo. La violencia es decisiva en la historia, y está presente en los hogares, estadios y cantinas, camerinos y centros comerciales. Recordemos: un millón en Ruanda. Entre los genocidas —culpables y condenados a cadena perpetua— se contaron: empresarios, sacerdotes, periodistas, artistas y cómo no, líderes políticos. El pensamiento político nace en la escuela: me llevo con este y de ninguna manera con este otro; la habilidad para encontrar diferencias se depura en el colegio y se perfecciona con los años. Es por esta razón que el pensamiento político entrenado entiende menos de igualdad que de ninguna otra cosa. Si los diferentes partidos no trabajan juntos, nunca se podrá asumir un verdadero liderazgo. Muchos aceptan lo que tienen y otros nunca se dan por satisfechos. Toda propuesta tiene su réplica y no hay que olvidar lo que este planeta violento se ha acostumbrado a hacer para estos casos.

5 comentarios:

Martín dijo...

El dibujito es bajado de internet, desconozco el nombre del autor pero con todo se le agradece.

rocio dijo...

lo mejor del texto, el dibujo, jejej

lappel dijo...

odio quiero más que indiferencia...
qué con eso?

Martín dijo...

r: ...opino lo mismo, una imagen vale más que cien palabras.
l: Voy a preguntarle a un triste bohemio jeje, aunque los viernes brillan por su ausencia.

lappel dijo...

"Hay leyes que sirven para todos, como la ley de la gravedad, pero otras, como las religiosas o las económicas, varían dependiendo del lugar en el que uno se encuentre." y, según parece del día también, ja ja ja